Habitar el mundo como lo habitan los niños: que lo habitan en el riesgo de las ensoñaciones y con el deseo liberado.